HISTORIA DEL ESPELEO SOCORRO ARAGONES

Aragón constituye, dentro de Europa, una de las zonas de mayor potencial en lo referente a cuevas y simas.

Dentro de nuestro territorio destaca el Pirineo con sus grandes Sistemas subterráneos, alguno de los cuales se encuentra entre los más profundos del mundo.

Como ejemplo tenemos al Sistema Arañonera con -1349 metros de profundidad, situado en la Sierra Tendeñera; el Sistema de Las Fuentes de Escuaín, con -1151 metros, ubicado en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido; el Sistema Lecherines con -990 metros de profundidad, enclavado en el Macizo del Aspe. Quedando todavía muchas cavidades por explorar.

Estas características hacen que haya una afluencia considerable de espeleólogos, tanto para visitas de cavidades, como para campañas de exploración.

El riesgo potencial de accidente es alto al ser cavidades de alta montaña, y por lo tanto con bastantes dificultades técnicas, bajas temperaturas, ríos subterráneos susceptibles de crecidas, y en las que normalmente se suele permanecer un número elevado de horas.

Los espeleólogos que participan en los campamentos de exploración tienen, generalmente, una capacidad técnica suficiente para acometer dichas actividades. Sin embargo los deportistas que van a visitar cavidades o realizar travesías subterráneas, suelen tener un nivel técnico muy variable y de ahí viene una de las causas de posibles incidencias. Otro motivo viene creado por personas que penetran en cavidades de poca dificultad, con fácil y conocido acceso, pensando que no les es necesario ninguna preparáción y que el mínimo incidente que tengan origina un accidente.

Conscientes de estas posibilidades de accidente, en el año 1.975 y siguiendo las pautas del Espeleo Socorro Francés, se crea el Espeleo Socorro Aragonés (E.S.A.).

Durante el año 1.976, se va adaptando progresivamente el diseño francés a nuestras necesidades y medios, pergueñando la primera estructura propia. De esa forma se convierte en el pionero de las técnicas de socorro, en el ámbito nacional.

También en este año, los aragoneses, organizamos las Primeras Jornadas nacionales de Espeleosocorro.

En el año 1.978 se organiza el Primer Curso Nacional de Espeleosocorro.
En 1.981 se inician los primeros contactos con Protección Civil, Guardia Civil y otras entidades que pudieran tener relación con el socorro.
En 1.987 se le da un importante impulso al E.S.A., creando una nueva estructura, diseñando un procedimiento operativo más funcional y elaborando un mapa de zonas de riesgo.

En 1.990, queriendo aprovechar el potencial y la estructura existente en otras instituciones relacionadas con el socorro, se establece un principio de colaboración con el Servicio de Montaña de la Guardia Civil y se imparte un primer Curso a los Instructores de la Escuela de Montaña de la Guardia Civil.

En la década siguiente se repiten los Cursos, dirigidos a los miembros de las diferentes unidades operativas de la Guardia Civil y de diversos grupos de rescate profesional. Como consecuencia dichas unidades y grupos van aplicando las técnicas de Espeleo Socorro, en sus intervenciones en Barrancos y paredes.